Pegatiros.com

 
   
ODYSA FORCES: Airsoft Friends GroupAirsoft: Artículos y reportajes y recursos variosMundo Militar: Artículos, reportajes y recursos variosContacto con ODYSA FORCES: Airsoft Friends Group
 
 








Mundo Militar: Artículos, reportajes y recursos varios

 

LA BATALLA DE KURSK

Antecedentes: el saliente de Kursk
Preparativos de la gran batalla
Fuerzas y tácticas
Operación Citadelle
     Emoción y miedo en Moscú
     Cinco mil kilómetros de trincheras
     ¿Envenenar a nuestras mujeres y a nuestros hijos?
Camino de Berlín
    
La era de los saludos a la victoria

Operación Citadelle
Fuente: http://www.artehistoria.com

 

General Vatutin Tanques rusos penetrando por una brecha de las líneas enemigas Un carro Panzer Kampfwagen IV avanza apoyado por la infantería Un destacamento alemán de asalto abre fuego en el frente ruso

 

Los acontecimientos de la ofensiva rusa durante los primeros meses de 1943 y los contraataques alemanes en el sur dejaron abierto un enorme saliente alrededor de Kursk, un promontorio que los alemanes querían separar del resto del territorio. Los meses de marzo a junio de 1943 fueron un periodo de relativa inactividad en el frente oriental. Ambos ejércitos habían sufrido graves pérdidas durante el invierno, por lo que necesitaban tiempo para recuperarse. No fueron meses tranquilos ni carecieron de insidias por parte de los alemanes, ya que los rusos podían recibir libremente ayuda tanto de los ingleses como de los americanos, recuperaron las fuerzas más rápidamente que sus adversarios y cuanto más hubiera durado el periodo de la tregua, tanto más habría aumentado la posibilidad de éxito soviético. La Operación Ciudadela, el plan estudiado para eliminar el saliente de Kursk, se puso en marcha a comienzos de julio. Dos armadas alemanas, la IXª Armada y la IVª Panzer, con una fortísima dotación de medios acorazados deberían atacar respectivamente al norte y al sur del saliente. Los rusos eran plenamente conscientes de la debilidad de las posiciones, por lo que se apresuraron a reforzarlas: dos Frentes, el Central y el del Voronezh, habían ocupado el saliente en donde se habían construido ocho líneas concéntricas de defensa, las cuales representaban complexivamente las más formidables defensas que los alemanes tendrían que asaltar en territorio soviético. El encuentro que se produjo, recordado como la batalla de Kursk, fue la batalla más imponente de medios acorazados que jamás ha combatido: en el encuentro se vieron envueltos más de dos millones de hombres, 6.000 carros armados y 4.000 aviones. Aunque hoy se recuerde como una batalla terrestre, la de Kursk fue también una importante batalla aérea; la pérdida del dominio del aire por parte de la Luftwaffe fue un resultado muy importante y decisivo para la pérdida de la supremacía de la Wehrmacht por lo que se refiere a los medios acorazados. Después de la decisiva victoria soviética de Stalingrado, en el frente ruso se registró un largo periodo de relativa tranquilidad. Duramente probados por el esfuerzo realizado durante el invierno los dos ejércitos se pusieron al reparo en sus respectivas líneas de defensa. En la primavera de 1943, al norte, en Leningrado, se siguió resistiendo desesperadamente en un asedio que duró varios años: los alemanes hicieron frente a varios intentos del Ejército Rojo de liberar la ciudad. Los soldados de ambas partes tenían que combatir en medio del barro que empantanaba los carros oruga y dificultaba el paso de los vehículos y de los carros. El frente se despertó de repente a primeros de julio por iniciativa de los alemanes, que tenían como objetivo un territorio de unos 200 kilómetros entre Orel y Belgorod. Aquella zona, que constituye el punto de unión entre los sectores central y meridional del inmenso frente del Este, fue juzgado por todos los técnicos militares como el perno del sistema estratégico de la Europa oriental. Dicho perno tenía dos profundos salientes: al norte, el de Orel, con el que los alemanes amenazaban a la formación soviética, y al sur, el de Kursk, que penetra peligrosamente dentro de la formación alemana. La "Operación Ciudadela" (este es el nombre de cobertura del plan defensivo alemán) trataba de eliminar el saliente de Kursk y poner en crisis el plan operativo del mando soviético que, según informaciones recogidas por los alemanes, iban a desencadenar una gran ofensiva durante el verano. Los alemanes se prepararon en secreto para la nueva empresa. Hitler, que en un principio autorizó una batalla con un objetivo limitado, superó de golpe el trauma de Stalingrado y volvió a esperar una victoria decisiva. La "Operación Ciudadela" podría ser el golpe capaz de hacer caer al gigante soviético. El plan alemán preveía la utilización del grupo de armadas de von Kluge y del grupo de Manstein. Junto a estos dos grupos, se disponía de 900.000 hombres y casi 3.000 carros, entre los cuales había 200 Panther de 44,8 toneladas armados con un cañón de 75 milímetros de cañón largo y 90 Tiger de 56 toneladas, armados con las famosas piezas de 88 mm. Con éstas entraron en escena por primera vez incluso algunos ejemplares del Ferdinand, es decir, un gigantesco lanzamisiles de 68 toneladas que, sin embargo, se demostrará lento y mal armado para la defensa a corta distancia, teniendo que ser retirado casi inmediatamente de la primera línea. Durante los últimos días de tregua, mientras el cálido sol estival secaba el barro y disponía el terreno para el paso de los carros, los conductores de carros alemanes, echados a la sombra de sus Panzer, los granaderos de asalto y los demás miembros de la fuerza de ataque eran muy conscientes de lo que tenían que afrontar. Veteranos de la campaña de Rusia, aquellos soldados habían perdido desde hacía tiempo las ilusiones sobre su superioridad en relación con los soldados soviéticos; sabían que la batalla iba a ser dura y que los rusos defenderían el saliente hasta el último hombre. Entre los militares alemanes se murmuraba que el sistema de defensa del Ejército Rojo era de más de 50 kilómetros de profundidad, por lo que en la práctica, el saliente constituía una única y gigantesca fortaleza. Si por una parte el mando alemán tenía ideas muy claras sobre la forma de llevar a cabo el ataque, por la parte soviética estaban al corriente de muchas cosas sobre el momento inicial de la batalla, las directrices de la acción enemiga y las fuerzas adversarias que participarían. Le había sido posible difundir entre sus tropas una advertencia muy concreta: el ataque se esperaba un día entre el 3 y el 6 de julio. Al poseer información de primera mano a través de desertores checoslovacos y húngaros, los soviéticos no deberían equivocarse en sus previsiones, por lo que esperaban el ataque para contraatacar. De esta forma, un encuentro que, según los planes alemanes tendría que haber sido una batalla de desfondamiento se convertiría en una batalla defensiva, preludio de la gran ofensiva soviética del verano orientada a la reconquista de Kharkov. Sin embargo, a principios del mes de julio, esto no se preveía. En los planes del OKW, la "Operación Ciudadela" se había ido ampliando progresivamente: ya no se miraba sólo hacia Kursk, sino que se estudiaron acciones sucesivas orientadas hacia Moscú, el Volga y el Cáucaso. La convicción de Hitler, es decir, que todo no estaba perdido y que el Ejército Rojo podía ser todavía aniquilado, contagió incluso a los generales. Un elemento decisivo de la batalla que se iba a producir tenían que haber sido las divisiones acorazadas y las baterías anticarro. Los soviéticos, naturalmente, estando a la defensiva, tenían la ventaja de disponer de un sistema de plazas fuertes que integraban la acción de sus carros a lo largo de una línea de casi 6.000 piezas anticarro de 76,2 mm. La formación alemana era imponente, aunque siempre inferior cuantitativamente a la formación soviética. Contra los 10.000 cañones alemanes, los soviéticos oponían 20.000, así como 3.600 carros frente a los 2.700 de los alemanes y 2.400 aviones frente a los 2.000 alemanes. La relación entre el número de los combatientes también estaba a favor de los soviéticos: 1.300.000 soldados del Ejército Rojo frente a 900.000 soldados de la Wehrmacht. Además, los soviéticos habían creado en el interior del saliente una serie de posiciones y líneas de defensa que en determinados puntos alcanzaban incluso los 290 kilómetros de profundidad, comprendiendo ocho cinturones de defensa. Entre el 4 y el 5 de julio comenzó la batalla más grande que se produjo entre carros armados en toda la guerra. El fuego de los artilleros se abrió casi contemporáneamente por ambas partes: las fuerzas acorazadas de von Kluge y de Manstein atacaron con fuerza aunque, de la otra parte, el mariscal Rokossovski, comandante del frente Central, estaba preparado para el contraataque. Dos días más tarde del comienzo de la batalla la situación aun era incierta. Al norte del saliente de Kursk, los Panzer del 41º, 46º y 476º Cuerpo acorazado se vieron obligados a detenerse; al sur, los panzer de Manstein registraron varios éxitos en dirección a Oboyan, en donde el cuerpo acorazado "SS" atravesó la línea de defensa y se dirigió decididamente ahacia la ciudad. Manstein vio en la apertura de esta brecha la única posibilidad de modificar a su favor la suerte de la batalla; sin embargo, necesitaba otras fuerzas y pidió insistentemente a Hitler que le permitiera utilizar las tropas frescas del 242 cuerpo acorazado, formado en defensa del Donez. Hitler respondió con una seca negativa, por lo que Manstein, que había avanzado 50 kilómetros hacia Kursk y se encontraba a tan sólo otros 50 kilómetros del objetivo, tuvo que detenerse. El 11 de julio los rusos contraatacaron y la batalla degeneró en un ir y venir de carros con graves pérdidas por ambas partes. Al día siguiente, el 12 de julio, Manstein y von Kluge fueron convocados por el Führer, que anunció el desembarco anglo-americano ocurrido en Sicilia hacía dos días, el cese de los combates por parte de los italianos y, sobre todo, la necesidad de movilizar las fuerzas del frente ruso para obstaculizar el avance aliado en Italia: la "Operación Ciudadela", en definitiva, tuvo que ser interrumpida. Manstein protestó enérgicamente, mientras von Kluge, su inmediato superior, se resignó: su 91 Ejército era incapaz de proseguir la ofensiva, por lo que era mejor regresar a las posiciones de partida haciendo que el saliente de Orel, ocupado por las fuerzas alemanas, no fuera invadido por el Ejército Rojo. El centro de la batalla se desplazó en aquella dirección; veintidós meses de ocupación permitieron a los alemanes construir una amplia línea de fortificación, a pesar de que los sectores eran amplios y las tropas insuficientes. Cuando atacaron los rusos, los alemanes trataron desesperadamente de construir una defensa que obstaculizara el avance enemigo. La historia de aquellos combates prosiguió durante los meses siguientes con los alemanes empeñados en defender palmo a palmo sus posiciones y los rusos decididos a desfondar y reconquistar Orel. El 5 de agosto, Orel cayó; la guarnición alemana consiguió salvarse de puro milagro. El 18 de agosto, el saliente, que había sido una verdadera pesadilla para el mando soviético, fue enteramente eliminado. Lo que sucedió durante aquellos días de lucha en el frente oriental marcó un cambio definitivo en el curso de la guerra. Aunque menos vistosa que las otras, la batalla de Kursk fue probablemente más importante que la de Moscú y Stalingrado. Dicha batalla significó la pérdida total por parte de Alemania de cualquier iniciativa. Desde aquel momento comenzó para la Wehrmacht una desesperada guerra defensiva, la cual terminará, después de un sacrificio enorme de vidas humanas, entre la chatarra de la Cancillería, en Berlín.
 


 

 







:
GRUPO ODYSA PRO


CONSULTE LA GUÍA AQUÍ:

 
ALTA EN LA GUÍA:

Darse de alta en la Guía del sector Airsoft en gratis y muy sencillo.

Tan sólo debe hacernos llegar su solicitud mediante el formulario que puede descargarse en el siguiente enlace:

·Solicite su alta aquí

Copyright 1999-2013 · ®ODYSA · ®AIRSOFT · ©PEGATIROS · ©ODYSA FORCES · ©GA! ·Todos los derechos reservados.
Las marcas y sus logotipos, así como los artículos firmados pertenecen a sus respectivos propietarios.
Seguridad y Privacidad del sitio web.