Pegatiros.com

 
   
ODYSA FORCES: Airsoft Friends GroupAirsoft: Artículos y reportajes y recursos variosMundo Militar: Artículos, reportajes y recursos variosContacto con ODYSA FORCES: Airsoft Friends Group
 
 








Mundo Militar: Artículos, reportajes y recursos varios

 

LA BATALLA DE KURSK

Antecedentes: el saliente de Kursk
Preparativos de la gran batalla
Fuerzas y tácticas
Operación Citadelle
     Emoción y miedo en Moscú
     Cinco mil kilómetros de trincheras
     ¿Envenenar a nuestras mujeres y a nuestros hijos?
Camino de Berlín
    
La era de los saludos a la victoria

Fuerzas y tácticas
Fuente: http://www.artehistoria.com

 

Albert Speer Fábrica de aviones de combate rusos Soldado de las SS con un panzerfaust Cañón anticarro ruso


 

Estando los rusos dispuestos a defenderse y los alemanes a atacar, tan sólo faltaba la fecha de inicio de la confrontación. La primera posibilidad barajada por Hitler fue comenzar la ofensiva el 3 de mayo, posibilidad rápidamente desechada por cuanto los ingentes preparativos soviéticos eran tan ostensibles que el mismo Führer determinó aplazar la Operación Citadelle hasta no contar con mayores medios. Las noticias facilitadas por el espía "Lucy" permitían al Alto Mando soviético conocer las operaciones y movimientos del enemigo, por lo que los rusos hubieron de movilizarse y desmovilizarse en varias ocasiones más. Tras ordenar aumentar el ritmo de fabricación de carros, Hitler decidió que la nueva fecha sería el 12 de junio. Esta vez el aplazamiento fue causado por problemas lejanos, como fue la rendición de las fuerzas alemanas e italianas en el norte de África. La victoria aliada significaba que acaparaban la totalidad del Norte de África y que esta nueva situación les permitía establecer una cabeza de puente para la invasión del Sur de Europa, bien a través de Italia, bien a través de los Balcanes. Significaba, también, que la invasión podría producirse en cuestión de semanas, lo que abriría un nuevo frente en el Mediterráneo, además del ya establecido en Rusia. Otro motivo de preocupación para Hitler era la postura italiana. Sabía el Führer que las tropas alemanas en Sicilia eran despreciadas por la población, acusadas de inplicarla en una guerra que además iban perdiendo. Tampoco estaba seguro de la fidelidad del ejército italiano, que podría pasarse al bando aliado. Por si fuera poco, no dudaba de su alianza con Mussolini, pero sí de la capacidad de éste para mantenerse en el poder en un momento de especial dificultad. En consecuencia, Hitler se planteó enviar seis divisiones acorazadas Panzer desde el frente ruso, tres de las cuales habrían de ser "SS", en un intento de impresionar a la población y los soldados italianos. Sin embargo, el Cuartel general alemán se opuso, alegando que esas unidades eran imprescindibles para el éxito de la operación Citadelle. En respuesta, Hitler aplazó el envío a la espera de cómo evolucionasen los acontecimientos. Los permanentes retrasos en el comienzo de la ofensiva preocupaban seriamente a los mandos alemanes, en especial Kluge y Manstein. Ambos sabían que los soviéticos llevaban meses preparando sus defensas, y estimaban que todo aplazamiento beneficiaba al enemigo, más aun si coincidía con un desembarco aliado en Europa. Así, el mismo Manstein se mostró en algún momento partidario de abandonar el plan de ataque, mientras que Kluge, deseoso de gloria y prestigio con el que oponerse a su enemigo Guderian, era partidario de continuarlo. El factor que resultó definitivo en la decisión de continuar con los planes previstos fue la intervención de Zeitzler, quien pensó, y así se lo dijo a Hitler, que tantos preparativos soviéticos demostraban la importancia estratégica de la región de Kursk y que, en caso de salir victoriosos, el Ejército Rojo sufriría un golpe del que difícilmente podría recuperarse. No sólo Zeitzler, sino también otros miembros del Estado Mayor alemán, pensaron que los soviéticos preparaban una gran ofensiva, lo que resultaba del todo falso, pues los rusos se estaban preparando para atacar una vez hubieran rechazado la ofensiva alemana. La nueva fecha ordenada por Hitler era el 3 de julio, después cambiada por la noche del 4 al 5 de julio. Entretanto, los soviéticos continuaban preparando sus defensas. En el sector occidental del frente Voronezh, Vatutin dispuso al Treinta y Ocho y al Cuarenta ejércitos, mientras que entre Soldatskoye y Volchansk, en una línea de 112 kms., desplegó a lo más granado de su ejército. En un primer escalón, situó al Sexto y Séptimo ejércitos de Guardias, veteranos de Stalingrado, reforzados con los dos tercios de su artillería orgánica y casi las tres cuartas partes de la Reserva. En un segundo escalón ubicó al Primer Ejército de carros, dominando la zona oriental hacia Oboyan, el transporte por ferrocarril y la carretera hacia el Norte de Kursk, mientras que el Sesenta y Nueve habría de salvaguardar el sector central entre el Sexto y Séptimo ejércitos de Guardias. Un cuerpo de ejército de infantería y otro de carros componían sus fuerzas de reserva. La defensa soviética se organizaba de manera escalonada. Cada ejército se desplegaba en tres o cuatro escalones, estando constituido cada escalón de tres zonas, anterior, media y posterior, de defensa. Incluso en algunas áreas había zonas de defensa intermedias. Por detrás, en el frente Estepa, el mariscal Zhukov desplegó cinco ejércitos, entre ellos el gigantesco Quinto ejército de carros, y seis cuerpos de ejército. Rokossovsky, en la región al Norte del saliente de Kursk, desplegó los ejércitos Sesenta y Sesenta y Cinco para que protegieran la cara occidental del saliente, mientras que, por el Norte, correspondía esta misión al Diecisiete, Trece y Cuarenta y Ocho. Un segundo escalón defensivo lo componía el segundo Ejército de carros, al mismo tiempo que en la reserva se situaban un cuerpo de ejército de infantería, otro de caballería, dos de carros y varias unidades de cañones anti-carro. La estrategia de despliegue soviética estaba especialmente preparada para contrarrestar las técnicas alemanas de avance, en especial las de las divisiones Panzer. Habitualmente, como demostraron con gran efectividad en las campañas de Polonia y Francia, las divisiones Panzer eran lanzadas como punta de lanza contra las defensas enemigas, entre las que abrían un corte estrecho pero profundo. La penetración tras las líneas enemigas permitía después golpearlas desde la retaguardia, mientras la infantería acosaba de frente. Sin embargo, esta técnica era desaconsejada para enfrentarse a defensas en profundidad, como desde luego eran las de Kursk. Así, el Cuarto Ejército Panzer y el destacamento de Ejército "Kempf" adoptaron el dispositivo de ataque "en cuña": los blindados atacarían agrupados en diversas formaciones a manera de cuña, ubicados los Tigers en la punta y los Panzer y Pzkw IV en la base de la retaguardia. Por detrás, avanza la infantería con granadas y ametralladoras móviles mientras que en la base se sitúan unidades de infantería motorizada con morteros móviles. La intención era lanzar sucesivas oleadas de estos ataques, a fin de mermar las defensas soviéticas. Tanto Model como Hoth pensaban, y así lo ordenaron, que la penetración de los Panzer debía mantenerse a toda costa, pues se consideraba un factor esencial en la victoria. Si algún carro quedaba parado por avería, debería apoyar con su fuego el avance del resto de unidades, que atacarían tan sólo las defensas que se interpusieran en su avance, mientras que el resto, se pensaba, quedarían después para la infantería de apoyo. Para los mandos alemanes, la movilidad era básica, más aun sabiendo que los rusos habían preparado extraordinarias defensas. Se temía, por tanto, un ataque estático, que será finalmente el que, obligados por los campos de minas, acabará por producirse. En efecto, para salir de los campos minados los blindados alemanes hubieron de ponerse a tiro de los cañones soviéticos, con lo que la formación en cuña se rompía al retrasar su avance y ser alcanzados por la infantería. La inadecuada táctica empleada produjo que sólo el Cuerpo de Ejército Panzer SS lograse romper varios cinturones defensivos rusos durante la primera semana de combates. En el frente norte, el mando alemán decidió emplear un sistema ofensivo clásico, destinando a la infantería y artillería la misión de abrir una brecha por la que avanzasen las divisiones Panzer, una táctica utilizada con éxito ocho meses antes por Montgomery en El Alamein. Sin embargo, su mayor problema será la carencia de artillería. Por el sur, Hoth y Kempf, subordinados a Manstein, disponían de la mayor fuerza acorazada jamás dispuesta en el ejército alemán. Desplegados de este a oeste a lo largo de una línea de 50 kms., contra Vatutin se oponían el sexto Ejército de Guardias, ubicado al Sudoeste, y las divisiones acorazadas de la Tercera División Panzer Grossdeutschland, 11ª Panzer, SS, Leibstandarte, Adolf Hitler, Das Reich, Totenkopf, 6ª, 19ª y 7ª Panzer. El equipamiento de las divisiones SS era extraordinario y superior a lo normal, preparadas para hacer un trabajo rápido y dispersarse rápidamente hacia otros frentes, pues se tenía una confianza enorme en sus propias fuerzas. Previamente al inicio de los combates, ambos contendientes se esforzaron en intentar engañar al enemigo. Los rusos, por ejemplo, construyeron numerosos aeródromos, reales o ficticios, para confundir al enemigo. Los alemanes, por su parte, intentaban hacer creer al Alto Mando ruso que su ataque se produciría de frente contra el saliente, y no por los flancos laterales, engaño en el que los soviéticos no cayeron debido a las informaciones facilitadas por el espionaje. Las acciones de distracción alemanas incluían movilizaciones de carros a plena luz del día, que luego regresaban de noche a sus posiciones. El despliegue real de los efectivos alemanes, con todo, fue espectacular. 900.000 hombres, de ellos 570.000 como fuerza de asalto, 10.000 piezas artilleras, 2.700 carros y cañones de asalto y 2.050 aviones de la Cuarta y Sexta Flota Aérea de la Luftwaffe fueron aprestados para la ofensiva. El Noveno Ejército del general Model, incluido en el Grupo de Ejército Centro, ocupó una línea de frente de 50 kms. con seis divisiones Panzer, dos de infantería motorizada y doce de a pie. Al sur del saliente de Kursk, Manstein desplegó dos grandes unidades de ataque: una, el Cuarto ejército Panzer de Hoth, contaba con cinco divisiones Panzer, una de infantería motorizada y tres de a pie; la otra, el destacamento de Ejército de Kempf, disponía de tres divisiones Panzer y otras tres de infantería de a pie. Los rusos, por su parte, dispusieron de 1.337.000 hombres, 20.220 cañones, morteros y lanzacohetes, 3.066 carros de combate y 2.650 aviones. El despliegue de medios, por el norte del saliente, puso a disposición de Rokossovsky seis ejércitos (cada uno de ellos equivalente a un cuerpo de ejército alemán), superiores en número a los alemanes en proporción de 6 a 4. La superioridad artillera era también abrumadora. Vatutin, por el Sur, pudo oponer a Manstein, Hoth y Kempf también seis ejércitos, en una relación de seis rusos por 5 alemanes, si bien el sector por el que se esperaba el ataque alemán estaba defendido por dos cuerpos de ejército soviéticos. La superioridad rusa se completaba con las fuerzas establecidas por Zhukov en la retaguardia, un grupo de ejército completo, más tres cuerpos de ejército de infantería por detrás de Vatutin y Rokossovsky. Tres agrupaciones aéreas, cada una con 700 aviones, realizarían la cobertura aérea a base de bombarderos de las Fuerzas Aéreas Estratégicas y cazas de las Fuerzas de la Defensa Aérea.
 

 







:
GRUPO ODYSA PRO


CONSULTE LA GUÍA AQUÍ:

 
ALTA EN LA GUÍA:

Darse de alta en la Guía del sector Airsoft en gratis y muy sencillo.

Tan sólo debe hacernos llegar su solicitud mediante el formulario que puede descargarse en el siguiente enlace:

·Solicite su alta aquí

Copyright 1999-2013 · ®ODYSA · ®AIRSOFT · ©PEGATIROS · ©ODYSA FORCES · ©GA! ·Todos los derechos reservados.
Las marcas y sus logotipos, así como los artículos firmados pertenecen a sus respectivos propietarios.
Seguridad y Privacidad del sitio web.